Tosferina

Es una enfermedad respiratoria infecciosa aguda causada una bacteria llamada Bordetella pertussis. Se previene a través de la aplicación de DPT del esquema nacional de vacunación de México, sin embargo, puede reaparecer en brotes epidémicos cada 3-4 años en niños no vacunados o jóvenes, adultos y ancianos en quienes la protección inmunológica de la vacuna ha desaparecido. La trasmisión del la infección es a través de la exposición directa a las secreciones respiratorias de una persona infectada con tos.

Posterior a un periodo de incubación de 7 a 10 días o mas, los pacientes desarrollan un síndrome gripal agudo o catarral con duración de 2 semanas, posteriormente la bacteria produce tos paroxística caracteriza por accesos intensos que pueden causar disnea, cianosis, vómito e incluso expectoración con sangre. En niños pequeños la tos se vuelve severa y persistente al grado de causar dificultad respiratoria que puede llegar a requerir soporte ventilatorio. De no ser diagnosticada y tratada la infección, la tos puede durar varios meses y complicarse con otras infecciones (otitis, neumonía) o inducir hemorragias, hernias, fracturas costales, incontinencia urinaria, esguinces lumbares, entre otras.

El diagnóstico de la infección se puede realizar por diversos métodos de laboratorio, de los cuales los más utilizados son; la amplificación de ácidos nucleicos (NAA o PCR), el cultivo y la serología.

El cultivo es considerado el estándar de oro para la identificación de B. pertussis, sin embargo requiere que la toma de muestra nasofaríngea sea realizada con medios de transporte especiales dentro de las primeras dos semanas del inicio de síntomas, además de la inoculación en agares específicos tales como; Bordet-Gengou y Regan-Lowe en menos de 24 horas con tiempos de procesamiento de hasta 7 a 10 días. A pesar de tener una especificidad del 100%, las limitaciones del muestreo, la interferencia por la toma de antibióticos, el periodo diagnóstico corto y la falta de disponibilidad de agares especiales en laboratorios de rutina su sensibilidad es de 20 a 80%.

La PCR es el método diagnóstico más versátil para B. pertussis. Gracias a que no se requiere que las bacterias permanezcan vivas, la muestra nasofaríngea puede permanecer estable por varios días sin necesidad de emplear medios de transporte especiales y el periodo diagnóstico se prolonga hasta 4 semanas a partir del inicio de síntomas. El diseño del método analítico de PCR es fundamental y de acuerdo a recomendaciones de autoridades sanitarias como CDC, se sebe emplear un sistema de amplificación de dos o más genes bacterianos para aumentar la sensibilidad de detección y diferenciar entre otras cepas como B. holmesii, B. parapertussis y B. bronchiseptica. Los porcentajes de sensibilidad y especificidad reportados para la PCR llegan a 94% y 98% respectivamente.

La detección de anticuerpos (serología) se realiza principalmente con fines epidemiológicos y de investigación, siendo poco accesible en nuestro medio. Aunque no se ha establecido un porcentaje de especificidad, la detección de anticuerpos IgA, IgG e IgM puede sugerir infección por B. pertussis cuando los títulos aumentan su valor 4 veces o más en una segunda muestra al menos dos semanas después de la primer determinación. El periodo diagnóstico comienza a partir de la cuarta semana del inicio de síntomas. Un inconveniente importante de la prueba es su reactividad cruzada con antígenos comunes a otras cepas, por lo que se recomienda la determinación de anticuerpos IgG e IgA contra la toxina de pertusis para lograr una sensibilidad cercana al 95%.

En laboratorio PGM contamos con la prueba molecular a base de amplificación de ácidos nucleicos de doble templado (PCR) para detectar el ADN de la bacteria causante de la tosferina, con desempeño superior a las pruebas inmunológicas o el cultivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *